TIEMPO
DE LECTURA
4 MINS

Creatividad, movimiento, ingenio… Hay muchas alternativas para dejar a un lado el aburrimiento y compartir juegos divertidos en casa con niños.  

Si algo nos enseñó el confinamiento hace ahora más de un año es que el hogar es mucho más que el espacio que encierran cuatro paredes. Es intimidad, seguridad y calidez. Pero también estudios, trabajo y, por qué no, diversión, ocio y hasta deporte. De hecho, jugar en casa con niños es una de las mejores maneras de compartir tiempo de calidad en familia, sobre todo, ahora que la llegada del invierno regala días cada vez más cortos y temperaturas que no invitan a pasar mucho tiempo en la calle. 

Aunque la edad es un factor a tener en cuenta, lo cierto es que existen juegos para hacer en casa con niños pequeños de todas las edades. Tampoco el espacio tiene por qué suponer un hándicap y es que, solo hace falta algo de creatividad, tiempo y ganas para pasar una tarde entretenida en la que todos los miembros de la familia participen de la diversión de un modo u otro. 

¿Mejor un poco de actividad para llegar al final del día con ganas de coger la cama? ¿O tal vez juegos de mesa en un ambiente tranquilo y sosegado? ¿Os van las manualidades? Hay multitud de tipos de familias, tantas como juegos para hacer con niños en casa. Por eso, en este artículo hemos seleccionado propuestas sencillas y para todas las edades para que disfrutes de tus retoños y conviertas tu vivienda saludable en el auténtico epicentro de la diversión. 

manualidades para jugar en casa con niños

Juegos con niños para hacer en casa con movimiento

La energía suele ser una seña de identidad propia de la infancia. No importa si tienen 3 o 13 años. Siendo niños, sus niveles de actividad suelen estar por las nubes. Por eso, buscar juegos para hacer en casa con niños que impliquen movimiento es una buena manera de mantenerlos activos, incluso, cuando el tiempo no acompaña. De entre las muchas propuestas que puedes llevar a la práctica, estas son algunas de las más interesantes: 

Gymkana

Convertir el hogar en un campo de entrenamiento es uno de los juegos con niños en casa más divertidos y movidos que puedes poner en práctica. Solo necesitas un poco de imaginación para organizar un circuito con actividades adaptadas en función de la edad de tus pequeños. 

Hacer que pasen por debajo de las sillas del salón, saltar de un sofá a otro, cruzar el pasillo a la pata coja, rodar por encima de la cama hasta cruzar al otro lado… Hay muchas posibilidades y, si tienes hijos de distintas edades, solo tendrás que cambiar los recorridos y las pruebas para que todos participen y lo disfruten. 

Laberintos

Otra forma de jugar en casa con niños al tiempo que pones a prueba su destreza es crear laberintos. Puedes emplear cinta carrocera para hacerlo en el centro del salón y añadir algo de dificultad haciendo que tengan que resolverlo pasando una pelota o yendo a cuatro patas. 

Aunque también existen versiones más sofisticadas evocando rayos láser que puedes diseñar en el pasillo. ¡Seguro que lo pasan en grande sorteando los obstáculos!

Bolos y mini golf caseros

A medio camino entre las manualidades y los juegos para hacer en casa con niños más movidos, estas dos alternativas resultan de lo más entretenidas. Para fabricar tus propios bolos solo necesitarás reciclar unas latas vacías o unos rollos de papel de cocina y hacerte con una pelota no demasiado grande. Decorarlos será un plus de entretenimiento, una forma no solo de jugar en casa con niños sino de hacer que practiquen la concentración antes de la actividad física. 

Y lo mismo si prefieres un mini golf. Unos botes vacíos servirán para crear los hoyos a los que puedes añadir banderas con los números. Si tienes una pelota pequeña de pin pon o similares y algo de puntería ¡la diversión está asegurada!

Manualidades para jugar en casa con niños

Pintar, recortar, pegar, colorear… Las manualidades son una de las fórmulas más creativas de jugar en casa con niños y aquí sí que las posibilidades son infinitas. El único límite es tu imaginación aunque, si no sabes por dónde empezar, aquí tienes algunas ideas:

Sellos caseros

Cualquier objeto que imagines puede convertirse en un sello con el que crear formas de lo más interesantes. Estos sellos caseros son unos de los juegos ideales en casa para niños más pequeños y es que puedes emplear pintura de dedos e ir complicando la tarea en función de la edad. Unos rollos de papel higiénico con formas, frutas y hasta hojas de árboles pueden servirte para crear atractivos patrones.

Decoración de paredes

Aunque si lo prefieres también puedes hacerte con papel pizarra y dejar que desarrollen su creatividad. Incluso, la opción de colocar papel continuo en la pared y dibujar líneas o figuras que tus hijos tengan que decorar con materiales o colores resultará de lo más entretenida.

Trabajo de mesa 

Hoy en día cualquier manualidad que puedas imaginar la encontrarás en internet y no está demás servirte de estas ayudas para entretener a tus pequeños. Sopas de letras, juegos de mesa tradicionales y divertidas manualidades son solo algunos de los juegos para hacer en casa con niños creados por Culmia y que puedes descargar aquí

laberinto

Juegos de ingenio para jugar en casa con niños

Mantener la mente ocupada es otra manera de mantener activos a tus pequeños. Hacerles pensar es una forma ideal de jugar en casa con niños y por eso, hay multitud de propuestas que no puedes dejar de contemplar. 

Búsqueda del tesoro

Es todo un clásico entre los juegos para hacer en casa con niños y lo mejor es que no necesitas demasiado espacio. Basta con que escondas un objeto y crees pistas que tus pequeños deberán ir resolviendo hasta dar con su premio. ¡Podéis hacer una nueva versión siempre que lo necesitéis!

Historias 

Los cuentos han sido, tradicionalmente, una de las mejores formas de inculcar a los niños la pasión por la lectura. Pero te proponemos ir un paso más allá y jugar en casa con tus niños a ser vuestros propios creadores de historias. Por turnos deberéis ir añadiendo una parte a la historia iniciada por el jugador anterior hasta completar la fantasía de toda la familia. Para hacerlo un poco más fácil podéis poner en un recipiente papeles con personajes, lugares u objetos que tendréis que integrar en la historia cuando os toque ser el narrador.