TIEMPO
DE LECTURA
5 MINS

Desde la luz hasta la hipoteca, pasando por el seguro de hogar, el IBI o los imprevistos son muchos los capítulos que debes contemplar entre los gastos fijos de una casa antes de embarcarte en el proyecto de convertirte en propietario. 

Convertirse en propietario es el sueño de buena parte del común de los mortales. Sin embargo, hablar de comprar una vivienda es hablar de los gastos mensuales de una casa. Aunque con sutiles diferencias, la mayoría de ellos son comunes aunque la cuantía puede variar en función de diferentes factores. Impuestos, suministros, imprevistos… Más allá de la hipoteca hay todo un elenco de pagos que pueden amenazar la economía doméstica si, antes de comprar, no echas cuentas de a cuánto ascenderá el presupuesto mensual de gastos fijos de la casa. 

Para ponértelo un poco más fácil, hemos recopilado en esta guía una selección con los pagos más comunes en cualquier tipo de casa. ¡Toma nota!

Pareja calculando gastos de casa

El punto de partida

Lo primero que debes tener en cuenta es que no es lo mismo hablar de los gastos mensuales de una casa para una persona que hacerlo de los gastos mensuales de una casa para dos personas (o una familia entera). Del mismo modo, tampoco es igual hablar de los gastos mensuales de un piso o los gastos mensuales de un chalet. 

Aunque los gastos fijos de la casa puedan ser los mismos (hipoteca, impuestos, luz, agua…), el número de habitantes afectará directamente al consumo, principalmente, en el capítulo de suministros. Lo mismo ocurre con el tamaño o el tipo de casa. No es lo mismo calentar un piso de 90 metros cuadrados que un chalet de 300 m2 en dos plantas. Además, tampoco es igual pagar las facturas uno solo que dividirlas entre dos. 

Y no solo eso. Cuestiones como el seguro del hogar o los impuestos también pueden verse afectadas por la tipología de vivienda elegida y es algo que debes contemplar, incluso, si no aparece entre las claves de tu guía para comprar una vivienda.

Gastos de una casa

Como ves los gastos mensuales de una vivienda pueden variar, notablemente, dependiendo de cuántas personas habiten el inmueble o el tipo de propiedad en cuestión. Pero más allá de estos matices, estos son algunos de los principales pagos que debes contemplar. 

que gastos mensuales tiene una casa

Hipoteca

Salvo que tengas la posibilidad de comprar tu casa a ‘tocateja’, es decir, abonando el precio de la propiedad en el momento de la operación, lo más probable es que hayas tenido que recurrir a financiación externa. La cuota de la hipoteca es, con diferencia, uno de los gastos mensuales de una casa más habituales aunque el importe puede variar mucho. 

Más que hablar de diferencias entre gastos mensuales de un piso o un chalet, la clave está en el precio de la propiedad y cuestiones como las dimensiones, la antigüedad o la localización pueden afectar directamente a la inversión y, en consecuencia, a la hipoteca. En cualquier caso, los expertos recomiendan que la cuota no suponga más del 30 ó el 35% de los ingresos mensuales de la unidad familiar. 

Comunidad de vecinos

La comunidad de propietarios es otro de los gastos mensuales de un piso. Eso sí, si vives en un chalet independiente o en una casa en medio de la montaña, este pago no es para ti. La cuota de la comunidad de vecinos se destina a hacer frente a los gastos de mantenimiento de las zonas comunes y varía mucho en función de cuestiones como si hay servicio de portería, piscina, jardín, garajes… El importe depende, en cada caso, de la cuota de participación que, a su vez, viene derivada de los metros de la vivienda.  

Suministros

Como decíamos líneas atrás, este es uno de los capítulos más afectados por el número de personas que vivan en casa. No es lo mismo contemplar estos gastos mensuales para una persona que para una familia de seis. Por mucho que pongas en práctica estrategias para ahorrar energía en casa, la factura de la luz siempre será más abultada cuantos más seáis en casa. Y lo mismo con otros gastos mensuales de la casa como el agua o la calefacción. Eso sí, en el caso de internet, el precio no tiene por qué variar y siempre será más fácil abonar el total de los gastos fijos en suministros siendo dos.  

Impuestos

  • IBI

Lo que se conoce como IBI no es otra cosa que el Impuesto de Bienes Inmuebles, un tributo que todo propietario ha de abonar. Para su cálculo se toma como referencia el valor catastral del inmueble al que se aplica un coeficiente que viene marcado por los Ayuntamientos. Por lo general, en fincas de naturaleza urbana, los coeficientes suelen oscilar entre el 0,4% y el 1,3%.

  • Tasa de basuras

Es otro de los tributos más habituales aunque la tasa de basuras -también dependiente de los ayuntamientos- no se paga en todas las localizaciones. Otra cuestión interesante que debes saber es que, si has comprado tu casa para alquilarla será el inquilino y no tú quien deba abonar este impuesto.

gastos mensuales fijos de un chalet

Seguro de hogar

Quien tiene una casa tiene un tesoro y, como tal, querrás protegerlo ante cualquier eventualidad. Contratar un seguro de hogar no solo es de lo más recomendable sino que, en el caso de que solicites una hipoteca, será obligatorio. En todo caso, es la mejor manera de saberte protegido ante cualquier imprevisto: una subida de luz, una mancha de humedad que cala a tu vecino, el robo de tus llaves… Son muchos los supuestos de los que no tendrás que preocuparte aunque, como puedes imaginar, a mayor superficie, mayor cuantía o lo que es lo mismo, aquí también hay diferencias entre los gastos mensuales de un chalet o un piso. 

Alimentación

Con la inflación en máximos históricos y los precios por las nubes, la cesta de la compra es cada vez más cara. Sin embargo, es otro de los gastos mensuales de una casa que no puedes dejar de contemplar. El tipo de alimentación puede marcar diferencias pero, sin duda, lo que más afectará al montante total de este capítulo tiene que ver con el número de habitantes. En cualquier caso, se estima que, de media, una familia de cuatro personas destina a este capítulo un mínimo de entre 300 y 500 euros al mes.  

Imprevistos

Por muy calculados que tengas todos los gastos mensuales de tu casa, sería un error no contemplar la posibilidad de que surjan imprevistos. Una lavadora que se avería y no tiene solución, poner unas plantas en el jardín, pedir comida… Unos por obligación, otros por devoción, son aportaciones que suman a los gastos de una casa y para las que, en principio, no está de más reservar entre un 5 y un 10% del presupuesto mensual