TIEMPO
DE LECTURA
4 MINS

Desde clásicos como darse duchas de 5 minutos o poner el lavavajillas siempre lleno, hasta otros métodos más sofisticados como colocar limitadores de caudal o elegir plantas autóctonas que tengan un menor consumo hídrico hay muchas maneras de hacer un uso eficiente del agua. 

El uso eficiente del agua ha dejado de ser una opción para convertirse en una necesidad acuciante. Cada 22 de marzo, la conmemoración del Día Mundial del Agua nos recuerda la importancia de este líquido esencial, al tiempo que pretende concienciar al respecto de la crisis mundial del agua y, como reconocen desde Naciones Unidas: “buscar medidas para abordarla de manera que alcancemos el Objetivo de Desarrollo Sostenible N.º 6: Agua y saneamiento para todos antes de 2030”.

¿Qué acciones desarrollamos para ampliar el acceso a agua potable y saneamiento?

Entre esos objetivos de desarrollo sostenible centrados en el planeta, no solo se incluyen fórmulas para ahorrar energía en casa mediante el diseño de hogares más eficientes. El desarrollo de viviendas sostenibles va más allá y la adopción de medidas para ahorrar agua en casa constituye un pilar fundamental.

Pequeñas acciones como el diseño de instalaciones para optimizar el consumo de agua, la reducción del mismo en el interior a través de grifos y aireadores, la búsqueda de soluciones de reutilización de aguas pluviales y grises o la apuesta por plantas autóctonas que no necesiten riego o utilicen sistemas de bajo consumo hídrico son solo algunas de las formas de ahorrar agua en casa implementadas en los hogares diseñados por Culmia

Pero ¿es posible reducir el consumo de agua sin necesidad de grandes intervenciones? ¿Cuáles son las claves del ahorro de agua en casa? La respuesta a estas y otras cuestiones similares tiene que ver con el compromiso individual de cada uno. Dejando a un lado los efectos del cambio climático, querer es poder y hay muchos consejos para ahorrar agua en casa que te ayudarán a minimizar tu consumo fácilmente a través de pequeños gestos. 

1. Cuida las instalaciones 

Un mantenimiento apropiado es crucial para hacer un uso eficiente del agua en casa. Un grifo que gotea, una cisterna que no funciona bien o una cañería con una pequeña fuga son solo algunos ejemplos de averías que, por nimias que puedan parecer, suponen un consumo invisible que podría suponer un notable gasto de no poner remedio. 

uso eficiente del agua en casa

Por eso es importante revisar las instalaciones cada cierto tiempo. Si el deterioro es palpable o detectas desperfectos es importante intervenir lo antes posible para evitar males mayores. 

2. Aliados para un uso eficiente del agua

Sacar el máximo partido a tus instalaciones de fontanería va más allá de comprobar que no haya pérdidas. Además de prevenir o reparar posibles averías, puedes incorporar dispositivos que contribuyan a la eficiencia de las mismas. 

Los aireadores, por ejemplo, son mecanismos que mezclan aire con el agua generando la sensación de abundancia en el chorro. Sin embargo, su uso reduce el gasto hídrico, al igual que lo hacen los interruptores de caudal o los limitadores de recorrido para los grifos. 

3. Dúchate en lugar de bañarte

Cambiar los baños por duchas de 5 minutos es todo un clásico entre los consejos para ahorrar agua en casa. Este gesto que, a priori, puede parecer mínimo se traduce en un notable ahorro. De hecho, los expertos calculan que cada minuto de ducha supone un gasto de entre 8 y 15 litros de agua así que solo hay que echar cuentas para comprobar la eficacia del cambio. 

No obstante, también puedes reducir el consumo de agua en el momento de la ducha enjabonándote con el grifo cerrado o colocando en él limitadores de caudal que permiten ahorrar hasta un 50% del agua. 

4. Lavavajillas siempre llenos

¿Lavar la vajilla a mano o utilizar el lavavajillas? El debate no admite discusión y es que, siempre que se haga un uso apropiado, la segunda opción es una de las formas de ahorrar agua en casa más populares. Para que su uso sea realmente eficiente, recuerda: el lavavajillas siempre lleno y, a ser posible, busca siempre electrodomésticos de alta eficiencia energética. 

lavavajillas lleno para ahorrar agua en casa

5. Coloca una papelera en el baño

No vas a mejorar la calidad del agua pero seguro que consigues reducir el gasto y es que, algo tan sencillo como colocar una papelera en el baño te ayudará a dejar de identificar tu inodoro con un cubo de basura. Lo contrario puede suponer descargas de la cisterna constantes y sin sentido que, además de estar relacionadas con un uso indebido del sanitario, supondrán un gasto de agua innecesario.  

6. Reutilizar y optimizar el agua

No serás el primero ni el último que deja correr el agua mientras espera a que salga a la temperatura perfecta. Sin embargo, este es uno de los escenarios en los que un pequeño gesto puede ayudarte a reducir el consumo de agua.

Solo tienes que colocar un recipiente y aprovechar esos litros para otras cuestiones: desde lavar las verduras, hasta regar, pasando por poner a remojo las legumbres del día siguiente o limpiar.

Tampoco está de más recordar la necesidad de mantener los grifos cerrados cuando no estés usando el agua o, dicho de otro modo, nada de dejarla correr mientras te afeitas, te lavas los dientes o similares.  

7. Como ahorrar agua en el jardín

Incluir plantas como parte de la decoración de la casa es casi terapéutico pero sus cuidados también implican un gasto hídrico que puede contener o incluso reducir. Como decíamos líneas atrás al hablar de los objetivos de desarrollo sostenible, apostar por plantas autóctonas que no necesiten riego o instalar sistemas de riego por goteo, por ejemplo, son dos formas de ahorrar agua en casa.

ahorrar agua en el jardin de casa con el riego por goteo

Aunque tampoco está de más regar a primera o última hora del día para evitar que el agua se evapore demasiado rápido, sobre todo, en épocas de mucho calor. 

Como ves son muchas las medidas para ahorrar agua en casa que puedes implementar fácilmente. Solo necesitas un poco de voluntad y cambiar ciertos hábitos para conseguir reducir tu consumo y con él, tu huella ecológica.