TIEMPO
DE LECTURA
4 MINS

La aplicación de las nuevas tecnologías o la conciencia medioambiental al diseño del hogar es una de las piedras angulares del desarrollo de las viviendas del futuro

La casa del futuro será inteligente o no será. Parece una afirmación un tanto apocalíptica pero lo cierto es que es más real de lo que imaginamos. La arquitectura del futuro lleva años gestándose al albor del despertar de la conciencia medioambiental, el desarrollo de las nuevas tecnologías y los retos que plantean las sociedades modernas concentradas, cada vez más, en los grandes núcleos urbanos.  

En este escenario las viviendas del futuro están cada vez más cerca y hoy son muchos los arquitectos y propietarios que buscan algo más que un diseño atractivo. Se busca estilo, sí. Pero también se apuesta por la innovación y la incorporación de nuevas soluciones que hagan de las construcciones espacios más confortables, eficientes y sostenibles. 

Características de las casas del futuro

Hablar de las viviendas del futuro es, en muchos casos, hablar de innovaciones presentes o más bien de su aplicación al ámbito residencial. La tecnología es una gran aliada para la casa del futuro. Su utilización en el diseño y funcionalidad de los espacios es sinónimo de modernidad, pero también de eficiencia y sostenibilidad. Desde este punto de vista, hay ciertos rasgos que definirán las viviendas del futuro y que ya son una realidad en muchos hogares. 

Domótica

Si hasta hace apenas unos años las instalaciones domóticas estaban reservadas a unos pocos inmuebles, cada vez son más los hogares que apuestan por un tipo de sistemas que, no solo mejoran el confort interior de las viviendas, sino que incrementan su seguridad y valor. La aplicación práctica de la informática a la gestión del hogar tiene incuestionables beneficios que parten de la idea de hacer más fácil el día a día en el hogar. 

viviendas del futuro

Luces que se encienden y apagan solas, persianas que hacen lo propio, aplicaciones que permiten encender la calefacción a distancia… Son muchas las posibilidades que ofrece la tecnología aplicada al hogar. 

El Internet de las Cosas

Los avances tecnológicos no se limitan a meros simuladores de presencia o la mejora de la eficiencia de los sistemas de climatización. Más allá de la domótica, lo que se conoce como internet de las cosas (IoT) será un must have en las casas del futuro. El mercado ya cuenta con algunos ejemplos de lo más atractivo: desde cerraduras inteligentes hasta completos sistemas de iluminación, pasando por smart Tv, entre otros ejemplos. Y aún hay más. 

En la casa del futuro también tendrán cabida otros electrodomésticos capaces de estar conectados a la red y hacer más fácil tu día a día. Lavadoras que dosifiquen el detergente en función de la suciedad de tu ropa, frigoríficos que inventaríen los alimentos y sean capaces de elaborar una lista de la compra… Lo que hoy parece de película va camino de convertirse en una realidad cada vez más cercana, sobre todo si tenemos en cuenta la aportación que la inteligencia artificial y el big data están haciendo a otros muchos ámbitos

Sostenibilidad 

Más tecnológicas, mejor diseñadas y más sostenibles. Así serán las casas del futuro que, además de por la domótica, apostarán por ser casas ecológicas, esto es, viviendas que reducen al máximo su impacto medioambiental. Proporcionar el mayor bienestar con el menor consumo será una de las piedras angulares del desarrollo de una nueva generación de vivienda saludable en la que el uso de materiales no contaminantes o la mejora de los sistemas constructivos jugarán un papel fundamental. 

Arquitectura que nace del cambio

Las viviendas del futuro no son un capricho. El desarrollo de una nueva arquitectura tiene que ver -y mucho- con el despertar de la sociedad, más preocupada que nunca por salvaguardar el planeta y poseedora de un gran potencial gracias a la evolución de la tecnología. Saber aunar ambas cuestiones en soluciones residenciales que den respuesta a las inquietudes presentes y futuras es el resto en el que se embarca Culmia.

Desde el punto de vista constructivo, la apuesta por la industrialización de los procesos les permite no solo reducir los plazos de ejecución. También mejorar la calidad constructiva al tiempo que se reduce el impacto medioambiental. Para conseguirlo es clave la aplicación de procesos colaborativos LEAN Construction o, lo que es lo mismo, “la eliminación de las actividades que no agregan valor”. 

El sistema BIM (Building Information Modeling) que permite la organización y gestión digital de la información de proyectos favoreciendo la futura gestión del edificio; la metodología LPS Last Planner System, para mejorar la gestión de todos los agentes intervinientes en la construcción o lo que se conoce como el IPD (Integrated Project Delivery), esto es, el contrato de obra que establece una relación colaborativa y transparente entre Promotor, Arquitecto y Constructor, son algunas de las herramientas que permiten a Culmia el desarrollo de viviendas 4.0.  

Vivienda Smart

Las promociones que plantea Culmia recogen las principales señas de identidad de las casas del futuro, haciendo suyas cuestiones como la domótica o el internet de las cosas para ofrecer soluciones residenciales presentes capaces de atender también las necesidades futuras. 

Adaptables

¿Imaginas poder crear nuevos espacios o rediseñar los existentes sin necesidad de grandes intervenciones? Es una de las apuestas de las casas del futuro de Culmia, viviendas flexibles pensadas para adaptarse a las necesidades cambiantes de los usuarios y los nuevos modelos de familias. 

Sostenibles 

Cumplir con los estándares de sostenibilidad es otra de las cuestiones que convierten las viviendas de la promotora en casas del futuro. La clave está en optimizar los recursos y los materiales pero también en reducir al máximo el consumo energético, cuestiones todas ellas avaladas por certificados como el BREAM o el LEED que vienen a refrendar la apuesta por la innovación en este capítulo.  

Saludable

Si tenemos en cuenta que pasamos más del 80% del tiempo en espacios cerrados, apostar por una vivienda saludable es más que una recomendación, casi una obligación. Tanto El certificado WELL como el sello español Spatium avalan que, las casas del futuro de Culmia cumplen con este aspecto. 

Casas ecológicas, materiales capaces de convertir el hogar en una vivienda saludable, domótica para mejorar la eficiencia energética de los espacios… Las casas del futuro cuentan con todo esto y más, todo para ofrecer un valor añadido a la experiencia residencial.